Aspectos básicos que debe cubrir un terapeuta – 2/3

RESPIRACIÓN Y MASAJE

En el momento en que efectuamos el masaje a una persona la ayudamos a relajarse, a recobrar el estado de calma en la cual la respiración lenta y profunda parece ser el único movimiento que pone al cuerpo en contacto con el mundo externo.

• Es oportuno que la persona que recibe el masaje espire a través de la boca, porque este tipo de respiración facilita notablemente la contracción abdominal.

• Una respiración profunda y correcta es fundamental también para quien se prepara a dar masaje. Por eso, antes de iniciarlo es bueno favorecerla alcanzando un estado de relajación mental y física; después de esto el masajista debe hacer concordar el propio ritmo respiratorio con el de la persona que va a ser masajeada: será suficiente poner la mano sobre el abdomen del paciente para percibir su tipo de respiración, observando la mano que se levanta en el curso de la inspiración y baja durante la espiración. Para respirar correctamente al unísono, también el masajista ha de inspirar por la nariz y espirar por la boca.

  1. La postura correcta Es de vital importancia que tu cuerpo esté cómodo para realizar el masaje. La espalda tiene que estar siempre derecha, vertical para estar alineada y paralela al eje de la Tierra. Una columna doblada genera una respiración deficiente y se bloqueará a la postura de tus piernas para que éstas no se fatiguen, sobre todo si trabajas en el suelo o cambia de lado si has elegido una camilla.
  2. La conciencia a través del tacto Sentir con los dedos los diferentes bloqueos, contracturas o cristales de ácido úrico que la persona posea será como tu antena transmisora para determinar dónde poner énfasis en tu trabajo. A través de tus manos percibirás más de lo que el intelecto transmitirte, de forma que, poco a poco, con la práctica, desarrollarás tu propia sabiduría intuitiva.
  3. La fuerza y la sensibilidad De acuerdo a cada cuerpo sabrás aplicar la fuerza correcta. En presiones específicas en espaldas débiles aplicarás unos 5 kg de peso en tus manos, pero en espaldas fuertes, sobre todo en hombros, tu presión alcanzará unos 5.6 o 7 kilogramos. Cuando existen contracturas, sobre todo en los trapecios y zona alta de la espalda, deberás ejercer más fuerza y presión para que la energía bloqueada (yang) se vea vencida por tu fuerza y presión (yang) y así la contracción se transformará en relajación (yin). Trabaja también prestando atención a tu sensibilidad comunicándote desde la piel al alma.
  4. La atención a las reacciones del usuario También es importante que percibas con sensibilidad el estado interior de tu usuario. Cómo va cambiando, entregándose, aflojando corazas y miedos, etc.

Hay personas que, durante el masaje, se liberan de la tensión emocional, los conflictos, las represiones y toda clase de emociones que no pueden expresar en la vigilia. En un estado sereno, se tornan vulnerables, dándose permiso para llorar, reír, despreocuparse y conectarse consigo mismo. Permite que las emociones se expresen, pero no que hablen: el masaje se orienta hacia la expresión existencial, consciente, del lenguaje del corazón y no por el intelecto y la mente. Orienta al usuario a liberarse a través de una respiración sostenida, profunda y de limpieza (inhalando por la nariz y exhalando profundamente por la boca, hasta vaciar los pulmones). Recuerda que es un momento sagrado de silencio y bienestar integral del ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hablemos por WhatsApp

    Solicita más información sin costo

    [sudatos id=2]
    Informes y contacto
    COLEGIO MEXICANO DE MASAJE IZTAPALAPA

    CONECTEMOS EN REDES SOCIALES

    © 2021 Colegio Mexicano de Masajes Iztapalapa

    ¿Requieres información?